17 de desembre de 2017

Miedo a estar sola


Creer que lo tienes todo controlado, pero no lo tienes. Creer que puedes con todo, pero no puedes. Creer que ya lo has superado, pero no lo has hecho. Despertar día tras día esperando que todo haya sido un sueño, pero le llamas para darle los buenos días y no está ahí. Va pasando el tiempo y dices: “Ahora sí, ahora ya lo he superado”, tan solo porque llevas dos noches sin despertarte, pero entonces un día cualquiera abres el congelador para ver qué puedes comer y ves ese helado que tanto le gustaba. Pasan las semanas y, obviamente ya lo llevas mejor, pero creer que todo ha pasado sigue siendo un error, porque el momento en que te llega una carta del banco a su nombre es devastador.

Decides cambiar de casa porque no soportas más vivir allí, pero parece que se quiere mudar contigo. Pasan los meses y las cosas se van normalizando. A lo mejor sigue sin ser del todo “normal” pero al menos ya no hay tanto caos en tu vida. Estás bastante mejor, pero cuando se te caen las llaves debajo del asiento del coche y al recogerlas encuentras una foto vieja de carné, todo se te vuelve a caer.

Aun así, sigues. Sigues creyendo que todo va a pasar. Sigues creyendo que algún día vas a poder olvidarlo. Es entonces cuando te das cuenta de que has estado cometiendo un error. No debes olvidar. Debes aprender a vivir con ello. Cuando aceptas eso es todo algo más fácil, pero sigues teniendo miedo.

Porque no hay mayor miedo que el miedo a estar sola.


Blanca Demattey
Institut Julio Antonio (Móra d’Ebre)


*Conte premiat en la categoria de batxillerat i cicles formatius en el VIII Concurs de microrelats de terror 2017, organitzat per la biblioteca de l'Institut Cristòfol Despuig.