17 de desembre de 2017

El mañana no existe


Era un día normal y corriente. Me levanté de la cama muy tranquilo; mis padres y mi hermano aún no se habían despertado. Me fui a jugar a la tablet; pasó un rato y todavía no se habían levantado. Me fui a su habitación y no estaban, solo había una llave y una hoja que ponía:

¿Por qué?

Giré la hoja y ponía el número 9201. En ese momento me inquieté completamente, miré por el balcón y no había absolutamente nadie. ¡No sabía qué hacer!

Estaba completamente solo: no estaba mi cobaya, no había caracoles en el jardín, no había abejas, no había hormigas, no había vegetación. ¡Lo increíble era que yo estaba vivo! No me lo creía, eso era paranormal...

De un momento a otro, empecé a tener náuseas, era como si estuviese borracho. Cada vez tenía más y más y más, hasta que oí una voz que me dijo:

NO HAY MAÑANA.

Estaba pensando, ¿a qué viene el 9201?, así que me puse a investigar. Baje al garaje para ver si había alguna cosa curiosa y encontré una puerta gigante, en la cual yo pensaba que tenía que poner el patrón de números, pero en la puerta ponía:

"La vida al revés es un estrés"

Entonces se me ocurrió poner el patrón al revés. ¡Funcionó! Se abrió la puerta, estaba completamente vacío. Se oyó un gran grito de completo sufrimiento y desespero puro, se empezaron a oír más y más, se estaban apagando y encendiendo las luces, aparecía sangre de la nada, niñas con los ojos llenos de sangre, zombis veloces y hambrientos, más sangre, órganos y cabezas por el suelo, muñecos terroríficos con más sangre, más zombis, apareció la muerte en mi cara, sierras y cuchillas con sangre y las luces se apagaban y se encendían, cada vez más rápido, hasta que se apagaron. Pasaron unos instantes, volví a oír la misma voz de antes que me dijo:

¿Y SI NO HUBIESE MAÑANA?

Me fui corriendo al piso de arriba llorando y pensando ¿Por qué a mi?

Pasaron muchas horas, se hizo de noche pero nunca más se hizo de día hasta que una sombra extraña me llevó a un sitio, que parecía muy feliz, pero en realidad ahorcaban a todo el mundo y los torturaban hasta el fin de sus vidas.

FIN

Y MUERTE...

BUENAS NOCHES...


Biel Gispert
Escola Consol Ferré (Amposta)


*Conte premiat en la categoria de primària en el VIII Concurs de microrelats de terror 2017, organitzat per la biblioteca de l'Institut Cristòfol Despuig.