18 de desembre de 2015

Premis del VI Concurs de microrelats de terror 2015


El jurat del VI Concurs de microrelats de terror 2015, format pels responsables de la biblioteca de l'Institut Cristòfol Despuig, amb el suport dels departaments de Català, Castellà i Llengües estrangeres, ha acordat donar els premis següents:

Categoria primària:

Relats en llengua catalana

Què passarà amb els nens?, d'Ainhoa Pallarés Ventura, 4t de primària.
Escola Sant Roc, Paüls.

Rialles de Tots Sants, de Deneb Roure Vila, 6è de primària.
Escola Sant Miquel, Deltebre.

L'ombra de l'Arnau, de Xavi Marcoval López, 6è de primària.
Escola Jaume Balmes, Santa Bàrbara.

Relats en llengua castellana

Los muertos vivientes, d'Alisson Nenger Rusa, 6è de primària.
Escola de Bítem, Bítem.


Categoria secundària:

Relats en llengua catalana

Les set de la matinada, de Rut Salvadó Bertomeu, 2n d'ESO.
Institut de Deltebre, Deltebre.

L'últim sospir, de Noemí Muñoz Bota, 4t d'ESO.
Institut Ramon Berenguer IV, Amposta.


Relats en llengua castellana

Juego de niños, d'Alexia Sentís Navarro, 2n d'ESO.
Institut Julio Antonio, Móra d'Ebre.

El bien y el mal, de Sara Ortiga Sánchez, 4t d'ESO.
Institut Cristòfol Despuig, Tortosa.


Relats en llengua francesa

Une nuit terrible, d'Oriol Colomé Serrano, 4t d'ESO.
Institut Escola Daniel Mangrané, Jesús.


Relats en llengua anglesa

Don't say Sally, d'Andrea Cid Lombarte, 2n d'ESO.
Institut Cristòfol Despuig, Tortosa.


Categoria batxillerat i cicles formatius:

Relats en llengua catalana

Al final del passadís, de Montse Bonet, 2n de batxillerat.
Institut de Deltebre, Deltebre.

Un destí inevitable, de Manel Gonzàlez Sorribes, batxillerat.
Institut de Deltebre, Deltebre.


Relats en llengua castellana

Su bolígrafo paró de repente, d'Esteve Canalda Boldú, 1r de batxillerat.
Institut Cristòfol Despuig, Tortosa.

Una historia un tanto peculiar, de Zaida Vázquez Justicia, cicles formatius de grau superior.
Institut Montsià, Amposta.


Relats en llengua francesa

Le pire rêve de ma vie, d'Eliane Hoffer Forner, 1r de batxillerat.
Institut Cristòfol Despuig, Tortosa.


Relats en llengua anglesa

My bad side, de Ferran Buera Nadal, 2n de batxillerat.
Institut Joaquín Bau, Tortosa.



El lliurament dels premis es farà dimarts 22 de desembre de 2015 a la sala d'actes de l’Institut Cristòfol Despuig en el transcurs de la cantada de nadales en català, castellà, anglès, francès, alemany, llatí i grec clàssic que farà l'alumnat del centre, a partir de les 11.30 h.

Si voleu llegir els relats premiats, cliqueu a sobre dels títols dels relats o llegiu el llibre sencer a Issuu.



La resta de contes premiats en altres convocatòries està disponible al bloc Calaixó de sastre i també en format de llibre electrònic a Issuu.



Su bolígrafo paró de repente


Su bolígrafo paró de repente. El joven estaba sobresaltado y eso quedaba plasmado en su blanca piel. Tan solo la pequeña lamparita de su escritorio iluminaba la estancia y la oscuridad se comía lentamente la tranquilidad del periodista.

En su cerebro se proyectaron centenares de fotografías de cuerpos sin vida e historias aterradoras sobre aquel sombrío lugar. Su cabeza y cuerpo giraron lentamente hacia atrás y sus ojos se clavaron en el oscuro y vacío baño.

Quería levantarse, pero algo le impulsaba a quedarse clavado en esa vieja silla de madera. Le puso el tapón al bolígrafo y esperó un momento. Ya no tenía ninguna duda, alguien le estaba observando.

Escuchó un ruido que procedía de la puerta de cristal que daba a la terraza. Puso atención en aquel lugar y en la oscuridad divisó una silueta pequeña que abría la puerta.

El ser se adentró en la habitación y anduvo hasta empapar su rostro adorable de niña con la luz de la lámpara. La sangre del joven quedó congelada en sus venas y éste, demasiado horrorizado, no pudo correr.

No hubo gritos esa noche en la ciudad que nunca duerme ni lágrimas ni remordimientos. Tan solo un hombre colgando del techo de una habitación iluminada por una pequeña lámpara y una carta de muerte descansando sobre una mesa.


Esteve Canalda Boldú
Institut Cristòfol Despuig, Tortosa.



*Conte premiat en la categoria de batxillerat i cicles formatius en el VI Concurs de microrelats de terror 2015, organitzat per la biblioteca amb el suport dels departaments de Català, Castellà i Llengües estrangeres de l'Institut Cristòfol Despuig.


My bad side


It was a very dark Monday night. A lot of stormy clouds were hiding the moon in the black sky. I woke up at 4 o’clock in the morning because I didn’t want to sleep any more. It was very early to get ready for high school, so I took my mobile phone and I stayed in bed. I saw that my girlfriend had sent me some messages ten minutes before. She seemed nervous. I had a look at the whatsapp conversation, and I couldn’t believe what I was reading. She said she was in trouble. Somebody had broken into her house and had murdered her parents. She was hidden in a closet on the second floor, but the killer was looking for her. It was like a nightmare. I didn’t have any time to think and I began to run to her house.

When I arrived at her house, I had to get in through a window. I entered. Then, I saw her parents dead lying on the sofa in front of the TV. There was a lot of blood, but I didn’t have any time to waste. After climbing the stairs, I arrived at the second floor. It couldn’t be possible. My girlfriend was on the ground in a puddle of blood. Two metres away, there was the murder. I hurried to him, but I stopped. I was surprised.

He saw that I was going for him and didn’t move. I was a metre away from him. I switched the lights on. I couldn’t believe it! He was me! The person who had murdered my girlfriend and her parents was just like me! I didn’t understand anything. I might be getting mad. Then he smiled and all of a sudden I fainted.

At that very moment, I woke up. I knew it was a nightmare and it was over. I breathed quietly. It was 6 o’clock in the morning and it was high time to get up. It was Monday. Everything was normal. Suddenly, I felt my hands viscid. I checked them. I had blood on my hands. I couldn’t react. At the same time, I had a look around me. There was a knife on my bedside table with rests of entrails. Thus, I didn’t understand anything. Nowadays, I know it was my first time, but I also know it wasn’t the last.



Ferran Buera Nadal
Institut Joaquín Bau, Tortosa.



*Conte premiat en la categoria de batxillerat i cicles formatius en el VI Concurs de microrelats de terror 2015, organitzat per la biblioteca amb el suport dels departaments de Català, Castellà i Llengües estrangeres de l'Institut Cristòfol Despuig.


Le pire rêve de ma vie


Après une longue journée de travail dans mon lycée, je pouvais finalement oublier le stress du quotidien. Mais, je dois dire qu'il y avait quelque chose qui m'inquiétait...

Je me suis couchée et j'étais tellement bien entre les draps de mon lit...

Soudain, j'ai ressenti comme si quelqu'un était en train de m'observait dans ma chambre.

Je ne voulais rien craindre , donc je ne lui ai donné aucune importance à cette situation.

Mais quand j'étais en train de m'endormir j'ai senti une petite brise froide et effroyante au visage, mes cheveux s'envolaient, mon corps se levait... et cette sensation d'encore être surveillée.

Je n'avais plus de sommeil, cette présence s'approchait de moi de plus en plus jusqu'àu point d' être face à face. Je tremblais.

Quelques secondes après j'ai entendu prononcer mon prénom d'une manière terrifiante...

Mais c'ètait ma chère maman qui me réveillait et me sauvait de cet horrible cauchemar.



Eliane Hoffer Forner
Institut Cristòfol Despuig, Tortosa.



*Conte premiat en la categoria de batxillerat i cicles formatius en el VI Concurs de microrelats de terror 2015, organitzat per la biblioteca amb el suport dels departaments de Català, Castellà i Llengües estrangeres de l'Institut Cristòfol Despuig.

Una historia un tanto peculiar


Había una historia que contaba que si no pasabas una prueba, algo malo te ocurriría, alguien se apoderaría de tu cuerpo y mente.

Un simple video de 3 minutos y 22 segundos, un video que no dejaba indiferente a nadie y mucho menos dormir. Ese video que iba de boca en boca por las calles de Francia.

Decían que si mirabas ese video y cerrabas los ojos simplemente un segundo, una especie de espectro se presentaría a tu casa para hacerte morir de la manera más cruel.

Esto empieza un martes, cuando tres amigas, Marta, Ziana y Nina, se encuentran en la habitación de Nina, y como no, hablando del famoso video. Lo mejor de todo es que tenían el video en mano, Marta estaba asustada y con la piel erizada, pero Ziana y Nina estaban empeñadas en mirarlo simplemente por curiosidad o para que no las llamen “cobardes” en su instituto.

Ziana insertó el video en el DVD, llevaban 1 minuto y 45 segundos cuando de repente los padres de Ziana llegaron a casa abriendo la puerta con mucha fuerza y ellas se asustaron y cerraron los ojos. Automáticamente, en ese segundo, el video salió del DVD; se miraron con cara de asombro y no quisieron decir nada al respeto.

Viernes, día 17 de febrero, a las 18:30 horas, Marta estaba en su casa cuando de repente alguien llama a la puerta, exactamente cinco veces; mira por la mirilla y no ve a nadie, así que sigue haciendo sus cosas, cuando de repente siente una presencia extraña dentro de ella, como si no estuviera sola. Se quedó mirando la ventana, durante varios minutos, entonces se inclinó más de la cuenta, y abajo le estaba esperando un perfecto suelo de pinchos.

Viernes, día 17 de febrero, a las 19:30 horas, Ziana se encontraba en la habitación con su hermano haciendo deberes, cuando ella en un milésima de segundo se queda embelesada mirando la ventana y suelta un “José, ¿por qué no morir ahora?”; soltó una carcajada de indiferencia. Cuando se dio la vuelta, se encontró con la ventana rota y con su hermana al suelo cruzada y machacada por unas barras de hormigón.

Viernes, día 17 de febrero, a las 21:45 horas, Nina estaba en la feria con su hermana más pequeña. Su hermana no paraba de decir que se quería subir al tiovivo, así que Nina cedió y se subió con ella. Entre risas y risas, ella empezó a marearse, a encontrarse muy mal, su mente se estaba desvaneciendo y sus ojos se convirtieron en un mar negro, cuando simplemente se levantó y se colocó debajo del mecanismo del tiovivo, haciendo que su cuerpo se convirtiera en comida para cuervos.

Por eso mismo, cuando nos advierten de algún peligro, es mejor prevenir que no correr el riesgo.


Zaida Vázquez Justicia
Institut Montsià, Amposta.



*Conte premiat en la categoria de batxillerat i cicles formatius en el VI Concurs de microrelats de terror 2015, organitzat per la biblioteca amb el suport dels departaments de Català, Castellà i Llengües estrangeres de l'Institut Cristòfol Despuig.

Un destí inevitable



Acabava de sortir de la feina, el cel era fosc i els carrers estaven buits, només era capaç d’escoltar el suau soroll del vent.

Avançava ràpidament i no podia oblidar aquell videojoc on el protagonista es trobava sol al món, amb cap companyia i sense cap tasca per realitzar. Aquesta terrible idea va començar a desaparèixer al veure algunes persones que estaven de peu al seu costat. Ell va intentar parlar-los sense èxit, ja que no li responien i ni tan sols el miraven. Ofès pel comportament d’aquests individus va decidir marxar. De sobte va veure unes ambulàncies i un vehicle accidentat; no va dubtar a anar-hi i es va adonar que el cotxe accidentat era el seu; pensava que li havien robat però no era així: el ferit era idèntic a ell i ningú el reconeixia. No rebia cap resposta.

Quan marxava cap a casa va trobar a terra una nota que deia el següent: “Ningú pot escapar”. Curiosament, aquest era el nom d’aquell videojoc al que tant estava jugant. Portava uns quants dies sense dormir intentant arribar a la missió final i es va adonar que estava mort, que no havia pogut escapar del seu destí, la mort.


Manel Gonzàlez Sorribes
Institut de Deltebre, Deltebre.



*Conte premiat en la categoria de batxillerat i cicles formatius en el VI Concurs de microrelats de terror 2015, organitzat per la biblioteca amb el suport dels departaments de Català, Castellà i Llengües estrangeres de l'Institut Cristòfol Despuig.

Al final del passadís



Era fosc i humit. Podia escoltar com les gotes d’aigua regalimaven per les parets i s’escolaven pel terra fins arribar a tocar la meva pell. Estava asseguda en aquell passadís sense final i no podia creure el que m’estava passant. Un rellotge sonava al fons: “tic-tac, tic-tac”. Vaig intentar moure’m, però no podia, unes cadenes m’immobilitzaven. Podia sentir un olor de podrit i ranci, que m’omplia les fosses nasals. Aquella olor era horrible i cada cop més forta. Tot plegat feia augmentar les meves nàusees.

De sobte vaig sentir el grinyol d’una porta que s’obria molt lentament al final de l’infinit corredor. Em vaig quedar parada, no sabia què fer ni com reaccionar, se’m va posar la pell de gallina i cada cop podia notar més aquella olor putrefacta que s‘introduïa dins meu, provocant-me un mareig molt fort. Vaig sentir que la porta ja havia acabat d’obrir-se, que el soroll del rellotge omplia tota l’estància i entrava dins el meu cap, on ressonava el “tic-tac, tic-tac”. No podia distingir cap figura al final del passadís, però notava la presencia d’algú, o alguna cosa, acostant-se a mi. Podia escoltar els seus passos i com es barrejaven amb el tic-tac del rellotge. Avançaven lentament per aquell túnel fosc sense final i cada cop els podia sentir més propers a mi.

Vaig esgarrifar-me en poder distingir una silueta negra, que s’acostava cada cop més i més. L’ombra era enorme, semblava una persona molt corpulenta, d’uns dos metre d’alçada. Vaig intentar desfer-me de les cadenes, però va ser inútil. L’ombra seguia apropant-se més i no podia fer res per evitar-ho. Les gotes de suor regalimaven pel meu front i em mullaven els llavis, secs i tallats. El podia veure davant meu. El seu rostre era negre, amb uns ulls vermells i brillants que em miraven fixament i em feien sentir indefensa. Vaig notar que la seva mà agafava el meu braç i com, amb el seu contacte, començava a cremar la meva pell. Era molt dolorós i angoixant al mateix temps. Vaig cridar i plorar, no podia suportar aquell dolor esfereïdor.

Era a la meva habitació, tota suada i podia escoltar el “tic-tac, tic-tac” del rellotge. Quin ensurt! només havia sigut un som... Espera, no havia estat un somni! El meu braç estava desfigurat, el somni era una realitat paral·lela i la criatura misteriosa estava esperant que tornés a adormir-me per a acabar amb mi. No hi havia escapatòria.


Montse Bonet
Institut de Deltebre, Deltebre.



*Conte premiat en la categoria de batxillerat i cicles formatius en el VI Concurs de microrelats de terror 2015, organitzat per la biblioteca amb el suport dels departaments de Català, Castellà i Llengües estrangeres de l'Institut Cristòfol Despuig.


Don´t say Sally



Once upon a time there was a girl called Sally. She was from a little town from Ireland; she lived in a white house near the town hall and the school.

One foggy night of October she was surfing the internet when suddenly the phone rang… Ring, ring, ring, ring!

—Hello Sally, I’m your grandmother, please come to my house now. I need you because the television isn´t working.

—Ok, in ten minutes I will be there, don´t worry.

Sally put on her new red boots and her coat. She started walking to her grandmother´s house.

She thought that walking through the forest was a fast way to get to her grandmother´s house, so she went into the North Black Forest.

Sally didn´t see anything because it was a black foggy night, so she turned on her lantern and saw a boy full of blood; he looked like a terrible monster. Sally was very scared so she started running as fast as she could.

The next day Sally didn’t appear so, a boy of the town went to the North Black Forest to look for her. He started shouting: Sally, Sally, Sally...! when a boy with his head full of blood appeared in front of him.

Since that day no one has walked into the North Black Forest on a 13th Friday night.

And the legend says that if somebody searches for Sally in the North Black Forest, they will never come back.


Andrea Cid Lombarte
Institut Cristòfol Despuig, Tortosa.



*Conte premiat en la categoria de secundària en el VI Concurs de microrelats de terror 2015, organitzat per la biblioteca amb el suport dels departaments de Català, Castellà i Llengües estrangeres de l'Institut Cristòfol Despuig.


Une nuit terrible



Le mois dernier, à l'école, nous avons organisé un camping dans les Pyrénées. Nous étions très excités parce que c'était la première fois que nous faisions du camping avec l'école.

En général, tout a été génial, sauf la première nuit. Nous avons passé toute la nuit en alerte.

Le premier jour, nous avons pu faire ce que nous avons voulu. Donc mes amis et moi nous avons préparé la tente et nos sacs de couchage. Puis, nous avons commencé à explorer le paysage incroyable où nous étions.

Nous avons passé toute l'après-midi et une partie de la soirée à découvrir des grottes et des plantes incroyables que nous avions jamais vu. La nuit commeçait à tomber et nous sommes rentrés aux tentes pour dîner.

À onze heures nous étions déjà couchés. Tout était sombre et donc on ne pouvait rien faire à l'extérieur.

Nous voulions rester éveillés toute la nuit, mais nous avions trop marché et nous étions très fatigués.

Mais lorsque nous étions sur le point de nous endormir nous avons entendu un bruit étrange qui provenait de l’ extérieur. Nous sommes sortis pour voir ce qui se passait, mais nous n'avons rien vu. Donc, nous avons décidé de retourner à nos tentes.

Cinq minutes plus tard, nous avons entendu des pas, c'est alors que nous avons commencé à avoir peur.

Alex disait que c'était un ours. David pour nous terrifier encore plus, disait que dehors il y avait des loups, car il y avait la pleine lune!

Enfin, nous avons décidé de vérifier d'où provenait ce bruit, et nous sommes sortis des tentes de nouveau. Là, nous avons vu que le bruit venait des enseignants. Nous avons commencé à rire et rassurés nous nous sommes endormis tout de suite.


Oriol Colomé Serrano
Institut Escola Daniel Mangrané, Jesús.



*Conte premiat en la categoria de secundària en el VI Concurs de microrelats de terror 2015, organitzat per la biblioteca amb el suport dels departaments de Català, Castellà i Llengües estrangeres de l'Institut Cristòfol Despuig.


El bien y el mal


Como si tuviera un ángel y un demonio en algún lugar de su mente, se pasa la vida dividida entre el bien y el mal.


Sara Ortiga Sánchez
Institut Cristòfol Despuig, Tortosa.



*Conte premiat en la categoria de secundària en el VI Concurs de microrelats de terror 2015, organitzat per la biblioteca amb el suport dels departaments de Català, Castellà i Llengües estrangeres de l'Institut Cristòfol Despuig.


Juego de niños



Una noche me encontraba jugando con mis dos hermanas en la habitación, mientras mis padres habían decidido salir de fiesta. Al ser la mayor, yo tenía la responsabilidad de cuidarlas. Mis padres avisaron de que volverían tarde, así que decidí aprovechar el tiempo con ellas divirtiéndonos y quedándonos toda la noche despiertas para desconectar del trabajo y de la universidad.

Mi hermana mediana y yo nos pusimos a hablar del cole y de nuestras vidas amorosas, mientras la pequeña estaba jugando con su muñeca dentro de la habitación, lo cual era muy molesto debido al escándalo que hacía al creer que la muñeca era su amiga y que ésta le hablaba. Muchas veces intenté meterle miedo diciéndole que las muñecas hablaban por las noches y se movían, però no me hizo caso y su ruido fue mayor. Mientras jugaba, la muñeca se le resbaló debajo de la cama y me pidió que la sacara porque tenía miedo a la oscuridad; me había molestado toda la tarde y, por lo tanto, decidí no hacerle caso e ignorarla.

Después de pasar un buen rato jugando y cenando, nos fuimos a la sala a ver películas; le pregunté a mi hermana mediana dónde se encontraba la más pequeña porque ya llevaba un rato que no la escuchaba, però ella no me respondió porque iba pegada al móvil. Yo, de inmediato, decidí subir a buscarla, entré en su cuarto y escuché el sonido de su risa. Me acerqué lentamente a la cama (hasta quedar en la orilla) cuando noté su mano coger mi tobillo e intentando asustarme como hacía yo siempre con ella. Cuando me fui a agachar para cogerla, escuché a mi hermana mediana que me decía: «Emma está aquí, no te preocupes».

En ese momento me di cuenta de que no había nadie más en el cuarto, excepto aquella muñeca y yo. Decidí correr a la puerta sin decir nada. Bajé lentamente las escaleras intentando olvidar lo ocurrido. Al entrar en la sala y, entrando como si no hubiera pasado nada, mi hermana pequeña giró la cabeza y me dijo: «Perdónala, sólo quería jugar».


Alexia Sentís Navarro
Institut Julio Antonio, Móra d'Ebre.



*Conte premiat en la categoria de secundària en el VI Concurs de microrelats de terror 2015, organitzat per la biblioteca amb el suport dels departaments de Català, Castellà i Llengües estrangeres de l'Institut Cristòfol Despuig.



L’últim sospir


Quan m'hi vaig endinsar, vaig notar com un calfred em recorria tota l'esquena. Aquella mena de casa era més enigmàtica del que semblava. Fins i tot la lluna plena d'aquella nit estava espantada, no gosava ni entrar per aquella finestra amb el vidre trencat. Vaig avançar dues passes, no molt decidida, i de sobte va començar a grinyolar l’enorme porta fins al punt de tancar-se a la meva esquena amb un cop fort i sorollós.

A partir d'aquell moment ho vaig tenir clar, no tornaria a respirar aquell aire pur, havia entrat en el meu pitjor malson. La foscor intentava apoderar-se de la meva ànima, però jo m'hi continuava resistint.

Mentre pujava unes escales de fusta em vaig adonar que m'observaven dos punts d'un roig intimidant i conforme anava pujant un esglaó, s'apropaven més a mi. Jo no sabia on em dirigia, o potser sí.

Al cap d'uns instants em van xiuxiuejar el meu nom a cau d'orella molt suaument, vaig girar-me ràpidament i allí estaven: els dos punts vermells m'havien atrapat. No sabia del que es tractava, però notava com el seu alè em fregava la pell. No em va permetre ni cridar, així que vaig deixar caure el meu últim sospir i es va emportar el meu jo, per sempre.


Noemí Muñoz Bota
Institut Ramon Berenguer IV, Amposta.



*Conte premiat en la categoria de secundària en el VI Concurs de microrelats de terror 2015, organitzat per la biblioteca amb el suport dels departaments de Català, Castellà i Llengües estrangeres de l'Institut Cristòfol Despuig.

Les set de la matinada


Camino per la vora de la riera. Falten un parell d'hores perquè l'alba doni la benvinguda al dia. Miro el rellotge i comprovo que, efectivament, tinc temps. Les meves mans estan ensangonades i les sabates plenes de terra, que cruixen a cada pas que faig. Damunt l'esquena, carrego la noia a qui he tret la vida.

Ho he tornat a fer, he mort algú. Els mato i després me'n guardo els cossos. M'he tornat una assassina que gaudeix veient sofrir les seves víctimes.

Quan ja estic a casa, pujo a les golfes i deixo el cos sobre el cinquè llit. Als altres jeuen els bessons de la casa del costat, la meva àvia i la meva primera víctima, el meu pare.

Un, dos, tres, quatre, cinc, sis llits... Ara només falta un difunt. I d'aquí a onze minuts tocaran les set del matí.

Agafo el ganivet i me'l clavo al cor. Noto unes punxades i una esgarrifança em va pujant al coll, se'm paralitzen les cames, el tronc, els braços i, a poc a poc, el cervell. Tanco els ulls i la meva ànima desapareix en la foscor.

Ja hi som tots.



Rut Salvadó Bertomeu
Institut de Deltebre, Deltebre.



*Conte premiat en la categoria de secundària en el VI Concurs de microrelats de terror 2015, organitzat per la biblioteca amb el suport dels departaments de Català, Castellà i Llengües estrangeres de l'Institut Cristòfol Despuig.


Los muertos vivientes


Martes 13 de Octubre de 2004

Estaba feliz porque era el día de Hallowen, pero mi amiga no; ella se llamaba Ainara y decía que pasaría algo raro porque era el día de la mala suerte, pero yo no la creí.

Fui como siempre a verla y vi que estaba con mis otras tres amigas: Leire, Anna y Maria, y las noté muy raras, pero yo paso de estas tonterías de la mala suerte...

De repente vi a los chicos: Pau, Marc, Aleix y Didac; ellos también estaban raros, pero nos hicieron una apuesta: ir al cementerio, entrar y estar un minuto en cada tumba llamando a los muertos. Nosotras dijimos que sí, pero nadie sabía lo que iba a pasar.

Ya se estaba haciendo de noche y nos estábamos disfrazando; habíamos quedado en el colegio y, como siempre, los chicos llegaban tarde.

Por fin, cuando estábamos todos, empezamos la marcha. Fuimos caminando y en mitad del camino escuchamos unos ruidos raros como si hubieran disparado a alguien. Nos quedamos mirando un rato y seguimos caminado.

Llegamos al cementerio y estuvimos haciendo lo que nos habían dicho, pero no pasó nada. De repente se vio desde lejos el fantasma de un cazador, empezamos a correr, Ainara se cayó y no supimos nada más de ella. Después vinieron más muertos y murieron todos mis amigos. Yo conseguí escapar.

Dicen que si vas al cementerio y dices “Los muertos vivientes” tres veces te aparecerán todos los muertos más los de la última vez.


Alisson Nenger Rusa
Escola de Bítem, Bítem.



*Conte premiat en la categoria de primària en el VI Concurs de microrelats de terror 2015, organitzat per la biblioteca amb el suport dels departaments de Català, Castellà i Llengües estrangeres de l'Institut Cristòfol Despuig.

L’ombra de l’Arnau


L’Arnau era un nen molt alegre i eixerit. Sempre estava content i reia tot el dia. Ajudava la mare a tothora i al vespre jugava amb el pare o amb els amics. Però l’Arnau tenia un petit problema: la seva ombra. Aquesta curiosa ombra era una mica cabuda. Quan l’Arnau anava cap a la dreta, l’ombra anava cap a l’esquerra. Quan l’Arnau pujava les escales, l’ombra les baixava. Si l’Arnau estava content, l’ombra s’empipava i si l’Arnau reia, l’ombra plorava.

Un dia, mentre l’Arnau estava dormint, l’ombra se li va tirar al damunt. L’Arnau es va despertar molt angoixat i va intentar amb totes les seves forces traure-se-la de sobre. Ell cridava i cridava espentejant l’ombra sense èxit. L’Arnau plorava i plorava. Al cap d’una estona la mare el va sentir i va anar a la habitació. A l’obrir el llum l’ombra va marxar i l’Arnau va continuar plorant una bona estona abraçat a la seva mare.

Des de aquell incident, l’Arnau ja no va ser mai més el mateix. La seva ombra jugava, estava contenta i reia, mentre que l’Arnau es va convertir en un noi avorrit, trist i ploraner.

I cada nit la seva ombra el visitava i se li posava al damunt com si el volgués ofegar...


Xavi Marcoval López
Escola Jaume Balmes, Santa Bàrbara.



*Conte premiat en la categoria de primària en el VI Concurs de microrelats de terror 2015, organitzat per la biblioteca amb el suport dels departaments de Català, Castellà i Llengües estrangeres de l'Institut Cristòfol Despuig.

Rialles de Tots Sants


Com tots els dies de Tots Sants, la gent va a guarnir amb les flors més boniques el cementiri.

Al cap d'uns dies, les flors del cementiri es fan malbé i Camacho, el de la brigada municipal, va a agranar el cementiri i les llença al contenidor.

Al dia següent, decideix que farà una broma a Pepe, el sepulturer. Llavors... maquinà un ensurt.

Matinà i s'amagà al contenidor. Quan Pepe va acabar d'agranar les fulles es va dirigir al contenidor i quan va obrir la tapa... Surt Camacho i li fa:

—BuuuuuUUUUUUUU!!!

Aquesta història va passar fa uns quants anys al cementiri de Deltebre.

Des de llavors, Camacho té una cicatriu, i Pepe, quan va a obrir el contenidor per llençar fulles, s'ho pensa dues vegades.


Deneb Roure Vila
Escola Sant Miquel, Deltebre.



*Conte premiat en la categoria de primària en el VI Concurs de microrelats de terror 2015, organitzat per la biblioteca amb el suport dels departaments de Català, Castellà i Llengües estrangeres de l'Institut Cristòfol Despuig.

Què passarà amb els nens?


Una nit de Halloween de lluna plena uns nens, com sempre fan, van anar a demanar caramels. Ja portaven vint-i-cinc cases i van decidir passar per davant el cementiri per anar a una casa més. Però, pujant la costa, un home disfressat amb una màscara, la roba estripada i un ganivet esgarrifós tot ple de sang roja, que de tanta que n’hi havia li queia per tot arreu, va començar a perseguir els nens. Ells van marxar molt ràpid, però quan menys s’ho esperaven patapum, van agafar a una xiqueta anomenada Manolita.

Tots els nens i les nens van marxar com si portessin un coet al cul ja que semblava que només estava aquell home, però no!: hi havia també una colla de joves beguts que estaven plens de sang i pareixien zombis. Es van espantar encara més i tots van cridar aaaaaaaaaaaaah!!! I llavors van decidir anar a un bar, però estava encantat i ple de zombis també, així que van decidir anar a casa.

Quan ho van explicar als seus pares no s’ho van creure. La colla estava molt preocupada pel que havia passat: no trobaven a la Manolita.

Al dia següent va resultar que la Manolita es va presentar a casa una amiga com si res, s’havia solucionat tot. Ella no recordava res del que havia passat. Tot va ser un gran misteri. L’any que ve no saben si voldran anar a fer truco o trato.

Misteri contat, relat acabat.



Ainhoa Pallarés Ventura
Escola Sant Roc, Paüls.



*Conte premiat en la categoria de primària en el VI Concurs de microrelats de terror 2015, organitzat per la biblioteca amb el suport dels departaments de Català, Castellà i Llengües estrangeres de l'Institut Cristòfol Despuig.



15 de novembre de 2015

Treballs premiats en la Mostra de fotofilosofia 2015


Les dues fotofilosofies guanyadores de la Mostra de fotofilosofia 2015 són les següents:



de de Max Sebastià i Hanane En Nouny, 2n de batxillerat.






de Hanane En Nouny, 2n de batxillerat



Enhorabona!


8 de juny de 2015

El efecto de las palabras


Cuando Soumia Aboualla se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertida en un monstruoso insecto.

No podía creer lo que estaba viendo, un cuerpo enorme y unos tentáculos resbalando por su cuerpo. Como no podía aguantar la agonía de no saber que estaba pasándole, rompió a llorar.

Ante la confusión no sabia como reaccionar y sólo pensaba en como reaccionaría su marido cuando volviera de trabajar.

Un miedo que nunca había sentido recorría por todo su extraño cuerpo, cuando escuchó que la puerta de entrada se estaba abriendo, entonces se escondió rápidamente debajo de la cama y escuchaba como su marido la llamaba buscándola.

Mientras él la buscaba, ella debajo de la cama empezó a reflexionar que no podía estar escondida por mucho tiempo, ya que un día u otro él se enteraría. Por eso decidió con mucho coraje contarle lo que le pasó.

Camino con dificultad hacia donde se encontraba su esposo, y le sorprendió la reacción de él al verla, y es que no era de esperar que su marido se partiera de la risa y que le dijera que carnaval ya había pasado, que dejara de hacer tonterías.

Pero de repente a él se le acabaron las risas cuando observó que los tentáculos que le intentaban abrazar eran reales, sus manos rechazaron con crueldad al extraño bicho que un día fue su mujer de carne y hueso. Empezó a ofenderla, diciéndole que nunca podría estar con una cosa tan horrorosa y que en el fondo ella siempre había sido un bicho y que le daba asco.

Soumia se sintió humillada y atemorizada de que le hiciera daño y se encerró en la habitación. Encerrada entre cuatro paredes, empezó a mirar unas fotos, fotos en las que estaba ella con su cuerpo de antes. Entonces un anhelo profundo empezó a invadirla y lloró y lloró como nunca. Pensaba que si volvía a ser como antes su marido volvería a quererla.

Las palabras de rechazó de su marido se clavaron en su extraño corazón y cada una de esas palabras que iba recordando, tenían un efecto estremecedor sobre su cuerpo, ya que hacían que se le volviera cada vez más pequeño. Recordando y recordando, su cuerpo se alteraba hasta el punto en que disminuyó tanto que desapareció. En ese momento, lo único que quedaba de ella eran las lágrimas que dejó caer sobre sus fotos.


Soumia Aboualla

La famosa casa (Metamorfosis)



Al despertar Albert Forés una mañana, tras un sueño intranquilo, encontrase en su cama convertido en un extraño reptil. Su cuerpo ahora era comprimido y aplanado, de piel rugosa y escarpada, tenía cuatro patas con cinco dedos, tres hacia fuera y dos hacia dentro. Los dedos adyacentes fusionados entre sí, desembocaban en unas pequeñas garras al final de éstos, negras como el carbón que permitían en ellas ver reflejada parte de la luminosidad del calor de la mañana, que entraba por una pequeña ventana entreabierta, donde los pájaros cantaban bajo la luz del sol.

-¿Es un sueño?- se preguntaba Albert Forés.
-¿Puede ser un sueño de esos que no se puede distinguir de la realidad?
-¿Estoy ya despierto?- se repetía continuamente.

De repente algo sucedió. ¡Albert Forés estaba cambiando de color!

-¿Qué me está pasando?- Albert, inquieto y confundido, perplejo, ante una realidad que ahora, invadía su mente...

Albert quiso levantarse de su cama, pero ahora no era una tarea fácil, él era un pequeño reptil y su cama quedaba un poco lejos del suelo.

Cuando por fin su cerebro, ahora jefe, preso en su nuevo cuerpo controló con una semejante rapidez la coordinación de sus cuatro patas, pudo ver que éstas de una forma admirable, a pesar de ser algo pegajosas y formadas a modo fe ventosas, le permitían bajar de la cama de forma espeluznante, ahora, Albert sin tener que realizar un esfuerzo exagerado, podía vencer las leyes de la gravedad. De modo que bajó de la cama por el hierro del somier éste ya con ciertos años, hasta llegar al suelo. Por desgracia Albert no tenía familia y apenas trabajaba. La vida de Albert no fue fácil después de la muerte de sus padres y su hermana de cinco meses, cuando él tan solo tenía diez años. Albert desde entonces se había convertido en una persona bohemia y despreocupada, con una alma solitaria y triste. Sus ganas de vivir solo llegaban a él de forma intermitente, ése era el poder que le transmitía esa hermosa niña, la vecina que tantas noches ocupaba su cabeza y a la que tantas veces imaginó pequeñas escenas junto a ella, pero con un poco de suerte tan solo sus miradas se cruzaban.

-¿Y ahora qué?- se preguntaba Albert.

Lo último que Albert quería en ese momento era perder el único motivo que le daba vida y felicidad. Albert decaído empezó a subir por la pared que daba a esa ventana entreabierta y decidió salir a la calle.

-¿Qué más puedo hacer?- repetíase una y otra vez.

Ahora su pequeño cuerpo se movía con movimientos lentos y pesados, por el césped de su pequeño jardín, dicho cuerpo sorprendentemente acogía cualquier color de cada elemento que pisaba. Albert durante el camino que emprendió hacia la casa de la vecina a diez minutos a pie de un humano, a él le costó todo un día. Ya eran las once de la noche cuando Albert por fin llegaba, cansado y sudoroso, hambriento y desolado. Albert ahora con sus últimos esfuerzos subió por la pared y llegó a la ventana, y allí estaba ella otra vez... Albert ya muy cansado se durmió...

La mañana siguiente Albert notó en su piel el calor de la mañana y los pájaros volvían a cantar a la luz del sol. Albert se encontraba otra vez en la habitación pero ¡ahora ya no era un reptil!

-¿Había sido un sueño? ¿Tenía todo esto un significado?

Albert ese mismo día se puso tan elegante como puede ponerse uno, compró un ramo de flores y reservó una mesa en el mejor restaurante de la ciudad, cerca de la playa.

Albert se dirigía una vez más a esa famosa casa.


Albert Forés 

La metamorfosis de Míriam


Cuando Miriam Rojo se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre el sofá del salón convertida en un pequeño animal. Estaba hecha una bolita sobre uno de los cojines donde se había quedado enganchada por culpa de los pinchos, y al intentar levantarse vio sus pequeñas patas y su larga nariz.

-¿Qué me ha ocurrido?-, pensó.

Su salón, un auténtico salón enorme, permanecía tranquilo entre las cuatro paredes conocidas y allí seguían sus dos estanterías llenas de libros, la mesa, la televisión y la mochila que se había preparado la noche anterior para la excursión que tenía prevista hacer junto a sus compañeros de clase.

Miriam intentó soltarse del cojín pero no lo consiguió y cayeron los dos al suelo, por suerte del golpe consiguió librarse y se fue al baño a mirarse al espejo para ver que había pasado.

Mientras observaba lo ocurrido escuchó una vibración que venía desde la mesilla de su habitación. Tras mucho esfuerzo llegó delante de algo enorme, era un gigantesco teléfono móvil. Miriam buscó el botón de desbloqueo y vio que eran sus compañeros de clase. Estaban todos muy preocupados: ellos también se habían convertido en animales. Las imágenes de reptiles, mamíferos y pájaros no paraban de llegar, así que la pequeña erizo decidió darle al icono de la cámara y se hizo un “selfie” para enviarlo también.

Tras estar todos hablando durante un buen rato decidieron que irían igualmente de excursión al Delta ya que estaba todo pagado.

Llegó medio zoológico en medio de los arrozales, se pusieron a correr por tantos y tantos kilómetros de paisaje hasta que Miriam se encontró un ser extraño. Era una marciana muy coqueta, sentada en medio de la nada y en sus manos tenía un libro muy gordo, el Quijote. Vinieron todos y estuvieron horas y horas hasta que tuvieron hambre, escuchando muchas aventuras y locuras de este hombre.
Se fueron a comer al arrozal de delante la barraca donde pasarían la noche y con la tripa bien llena de granos de arroz se echaron todos una siestecita.

Una luz anaranjada que entraba por la pequeña ventana los despertó, se había formado una bonita puesta de sol, una puesta de sol mágica. Volvían a ser todos humanos. Se fueron levantando y salieron de la barraca para ver aquel espectáculo de la naturaleza. A lo lejos vieron como se alejaban un grupo de animales y Miriam vio a su lado un simpático erizo.


Míriam Rojo

La metamorfosis


Una mañana, tras un sueño intranquilo, Micaela Torres se despertó convertido en un ser que siempre había detestado. Tenía tentáculos y una gran concha que no le permitía ir muy rápido, no controlaba sus movimientos, ya que una asquerosa substancia cubría todo su “cuerpo” y la hacía resbalar.

Con mucho dificultad bajó de la cama y fue en dirección de su tocador donde había un enorme espejo de estilo barroco. Se quedó frente a él analizando su nuevo físico, por mucho que lo mirara no entendía como había sucedido semejante transformación.

Pasaron pocos minutos y escuchó la puerta. Su compañera de piso había llegado de trabajar. Pensó que estaba salvada pero luego se dio cuenta que no la reconocería, no obstante eso no era lo que más le preocupaba si no que, la reconociera.
Decidió esconderse detrás de unos vinilos que tenía en la estantería, pero cuando vio la caratula del disco de Diamond Dog de Bowie empezó a deprimirse, ya que aparecía el cantante con cuerpo de perro y ella, ya no quería ver más transformaciones.

Micaela era una persona que no conciliaba el sueño si no estaba todo oscuro, por ese motivo siempre cerraba la puerta. Ésta fue un gran obstáculo, en el momento que ella ya no era físicamente ella, pero consiguió deslizarse por debajo de la puerta. Pensó que la substancia era asquerosa pero útil.

Poco a poco, su nuevo físico no le permitía ir a otra velocidad, llegó a la habitación de su compañera. No se había preparado una explicación para ella puesto que no la tenía. Sin embargo entabló la conversación con mucha normalidad:

-¡Hola!- dijo Micaela.
-¿Hola?- preguntó la compañera.
-¡Ehhh! Aquí abajo– replicó Micaela.

La compañera de piso bajó la mirada. No daba crédito a lo que estaba viendo y se desmayó. Tardó unos minutos en reponerse, cuando volvió a mirar a Micaela su cara lo decía todo era como la de Macaulay Culkin en la película de Solo en casa. Respiró hondo y al final preguntó:

-¿Qué te ha pasado?
-No sé... me he levantado así...- dijo Micaela y rompió a llorar.
-Tranquila encontraremos una solución– afirmó la compañera que parecía que entendía sobre el asunto.
-¿Me lo prometes?- dudó Micaela.
-Te lo prometo– aclaró la compañera.
-Gracias– finalizó Micaela y sonrió.

La compañera nunca había visto un bicho sonreír y no le gustó, en ese momento pensó que la sonrisa del Joker tampoco era tan fea.

Micaela se tranquilizó y se alegró de tener una buena compañera de piso. Optó por volver a la cama.

-Tal vez tenga que volver a la cama para volver a ser yo– dijo entre dientes.

Cerró los ojos y se quedó dormida. Tuvo que despertarse al poco tiempo porque le costaba respirar. No veía nada. No entendía que pasaba en ese momento. Gritó el nombre de su compañera, pero nada.

Finalmente, se dio cuenta que estaba en la basura. Su compañera la cual le había prometido ayudarla no lo hizo.

Decepcionada, Micaela se dejó llevar por la multitud de basura que la rodeaban, abandonándose en cuerpo y alma y dejando de creer en la raza humana.


Micaela Torres

19 de maig de 2015

V Concurs "Tu opines"

Per cinquè any consecutiu, el bloc Periodisme Juvenil creat per l'alumne David Benito i la biblioteca del centre convoquem el concurs d'opinió "Tu opines".


El concurs està obert a tothom (alumnat del centre i del territori, famílies, seguidors del bloc de David...) i us proposem que opineu sobre un d'aquests dos temes molt propers a la gent de les nostres terres:
El futur de les Terres de l'Ebre
La vida sense mòbil

El responsable de Periodisme Juvenil, representants de la Comissió de biblioteca, periodistes de la nostra ciutat i membres del departament de Català del centre decidiran els treballs guanyadors.

El termini de presentació és el dia 7 de juny de 2015.

Aquí teniu el cartell amb les bases. 

Ara, TU OPINES!

24 d’abril de 2015

Platero y yo, un llibre col·lectiu de l'alumnat de 1r d'ESO

«Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro»

Así empieza Platero y yo, el tercer libro más traducido a diferentes idiomas, después de la Biblia y El Quijote. La obra, escrita por el poeta Juan Ramón Jiménez (Premio Nobel de Literatura en 1954), contó inicialmente con 66 capítulos escogidos especialmente para los más pequeños de la casa y fue publicada en 1914 por Ediciones La Lectura con el nombre de Elegía andaluza. La versión definitiva no llegaría hasta 1917, con 138 capítulos (Editorial Calleja, Madrid), ya con el título que todos conocemos. El pasado año la Fundación Zenobia (llamada así en honor a su esposa Zenobia Camprubí Aymar) celebró su primer centenario.



Durante el segundo trimestre nuestros alumnos de 1.º ESO C han disfrutado mucho con su lectura. Tanto, que han intentado hacerle la competencia al autor de Moguer (Huelva). Trabajando con mucha ilusión y muy compenetrados han escrito «su propio Platero y yo», a la manera de Juan Ramón. Tanto la temática como los títulos de los capítulos reflejan a la perfección la esencia del autor y de la obra original. Ha sido una forma muy activa de conocer la figura y la forma de escribir del Premio Nobel. Muy satisfechos con el resultado, les ha encantado leerse y ver que han sido coautores de un libro.

Aquí os dejamos el enlace al libro digital.


20 d’abril de 2015

Òmnium publica el llibret amb els contes de les companyes guanyadores del premi Sambori

El passat 14 de març es va fer el lliurament dels premis del concurs de contes Sambori, en què dues alumnes del nostres centre van rebre un important premi.

Ara s'ha publicat el llibret amb totes les obres guanyadores, editat per Òmnium deles Terres de l'Ebre, CNL les Terres de l'Ebre i Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya.

En el llibret, recordem-ho, podem llegir els contes "Jo puc!", de Georgina Hernández, i "Katrina", de Núria Pou, primer i segon premi respectivament de primer cicle d'educació secundària.


Descarregueu-vos el llibret en format digital: 


Font: departament de Català.


21 de març de 2015

Dia Mundial de la Poesia 2015

Dissabte dia 21 de març se celebra el Dia Mundial de la Poesia, una diada proclamada per la Unesco l'any 2001.



Com altres anys, per celebrar-ho, hem editat un llibre digital i un pòster amb la traducció d'una poesia en català a diferents llengües amb l'ajut d'alumnes i professorat del centre: castellà, francès, occità aranès, italià, romanès, romaní, llatí, grec clàssic, alemany, anglès, lituà, rus, urdú, panjabi, hindi, japonès, xinès, àrab i amazic.



Que tingueu una feliç i poètica diada!

«Je sais que la poésie est indispensable, 
mais je ne sais pas à quoi».



Jean Cocteau

Extracte del Discours de réception à l’Académie Française.

Traduccions del llibre Dia Mundial de la Poesia 2015