10 de maig de 2011

Espergesia, de César Vallejo



Espergesia


Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Todos saben que vivo,
que soy malo; y no saben
del diciembre de ese enero.
Pues yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Hay un vacío
en mi aire metafísico
que nadie ha de palpar:
el claustro de un silencio
que habló a flor de fuego.

Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Hermano, escucha, escucha...
Bueno. Y que no me vaya
sin llevar diciembres,
sin dejar eneros.
Pues yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Todos saben que vivo,
que mastico... y no saben
por qué en mi verso chirrían,
oscuro sinsabor de féretro,
luyidos vientos
desenroscados de la Esfinge
preguntona del Desierto.

Todos saben... Y no saben
que la Luz es tísica,
y la Sombra gorda...
Y no saben que el misterio sintetiza...
que él es la joroba
musical y triste que a distancia denuncia
el paso meridiano de las lindes a las Lindes.

Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo,
grave.


César Vallejo




Espergèsia


Jo vaig nàixer un dia
que Déu va estar malalt.

Tots saben que visc,
que sóc dolent; i no saben
del desembre d’aquell gener.
Doncs jo vaig nàixer un dia
que Déu va estar malalt.

Hi ha un buit
en el meu vent metafísic
que ningú ha de palpar:
el claustre d’un silenci
que va parlar a flor de foc.

Jo vaig nàixer un dia
que Déu va estar malalt.

Germà, escolta, escolta…
Bé. I que no me'n vagi
sense portar desembres,
sense deixar geners.

Doncs jo vaig nàixer un dia
que Déu va estar malalt.

Tots saben que visc,
que mastego… I no saben
per què en el meu vers grinyolen,
fosc mal gust de fèretre,
gastats vents
descaragolats de l’Esfinx
xafardera del Desert.
Tots saben… I no saben
que la llum és tisica,
i la Sombra grassa…
I no saben que el Misteri sintetitza…
que ell és la gepa
musical i trista que a distància denuncia
el pas meridià de les fites a les Fites.

Jo vaig nàixer un dia
que Déu va estar malalt,
greu.


Traducció de Christian Pajares.